El pais maravillose de 1001 noche II

RSSEl pais maravillose de 1001 noche II El pais maravillose de 1001 noche IICover: El pais maravillose de 1001 noche II

Deutsch488 Seiten

Mil y una noches, los cuentos, que se remonta al rey Salomón.  Los cuentos de hadas, lleno de filosofia profunda. Cuento de hadas de un valor educativo, para grandes y pequeños, para niños y para adultos. Estos cuentos de hadas son ordenados por las noches respectivas, el original.Tags: Märchen EstlandMax und MoritzAschenputtelLittle mermaidSwineherdSelma LagerlöfGoose girlSnow-whiteSleeping beautyGolden goose3,98 € inkl. gesetzl. MwSt. / ohne DRM

  • Bücherliste
  • Leseprobe
  • Inhaltsverzeichnis
Zur Zeit verfügbare eBooks von Hans Stückrath
  • Al fin, un día, le dijo: “Hermano, tu cuerpo enflaquece y su cara amarillea.” Y el otro respondió: “¡Ay, hermano, tengo en mi interior como una llaga en carne viva-!” Pero no le reveló lo que le había ocurrido con su esposa. El rey Schahriar le dijo: “Quisiera que me acompañase a cazar a pie y a caballo, pues así tal vez se esparciera tu espíritu. ” El rey Schalizaman no quiso aceptar y su hermano se fue solo a la cacería. Había en el palacio unas ventanas que daban al jardín, y habiéndose asomado a una de ellas el rey Schahzaman, vio corno se abría una puerta secreta para dar salida a veinte esclavas y veinte esclavos, entre los cuales, avanzaba la mujer del rey Schahciar en todo el esplendor de su belleza, y ocultándose para observar lo que hacían, pudo convencerse de que la misma desgracia de que él había sido víctima, la misma o mayor, cabía a su hermano el sultán. Al ver aquello, pensó el hermano del rey: “¡Por Alah! Más ligera es mi calamidad que esta otra.” Inmediatamente, dejando que se desvaneciese su aflicción, se dijo: “¡En verdad, esto es más enorme que cuanto me ocurrió a mí!” Y desde aquel momento volvió a comer y beber cuanto pudo. A todo esto, el rey, su hermano, volvió de su excursión y ambos se desearon la paz íntimamente. Luego el rey Schahriar observó que su hermano el rey Schalizaman acababa de recobrar el buen color, pues su semblante había adquirido nueva vida, y advirtió también que comía con toda su alma después de haberse alimentada parcamente en las primeros días. Se asombró de ello, y dijo: -”Hermano, poco ha te veía amarillo de tez y ahora has recuperado los colores. Cuéntame qué te pasa.” El rey le dijo: “Te contaré la causa de mi anterior palidez, pero dispénsame de reterirte el motivo de haber recobrado los colores.” El rey replicó: “Para entendernos, relata primeramente la causa de tu pérdida de color y tu debilidad.” Y se explicó de este modo: “Sabrás, hermano, que cuando enviaste tu visir para requerir mi presencia, hice mis preparativos de marcha, y salí de la ciudad. Pero después me acordé de la joya que te destinaba y que te di al llegar a tu palacio. Volví, pues, y encontré a mi mujer y a un esclavo negro departiendo con gran familiaridad. Los maté a los dos, y vine hacia ti, muy atormentado por el recuerdo de tal aventura. Este fue el motivo de mi primera palidez y de mi enflaquecimiento. En cuanto a la causa de haber recobrada mi buen color, dispénsame de mencionarla.” Cuando su hermano oyó estas palabras, le dijo: “Por Alah te conjuro a que me cuentes la causa de haber recobrado tus colores.” Entonces el rey Schalizaman le refirió cuanto había visto. Y el rey Schaliriar dijo: “Ante todo, es necesario que mis ojos vean semejante cosa.” Su hermano le respondió: “Finge que vas de caza, pera escóndete en mis aposentos, y serás testigo del espectáculo: tus ojos lo comprobarán.” Inmediatamente, el rey mandó que el pregonero divulgase la orden de -marcha. Los soldados salieron con sus tiendas fuera de la ciudad. El rey marchó también, se ocultó en su tienda y dijo a sus jóvenes esclavos: “¡Que nadie entre!” Luego se disfrazó, salió a hurtadillas y se dirigió al palacio. Llegó a los aposentos de su hermano, y se asomó a la ventana que daba al jardín. Apenas había pasado una hora, cuando salieron las esclavas, rodeando a su señora, y tras ellas los esclavos. E hicieron cuanto había contado Schahzaman. Cuando vio estas cosas el rey Schahriar, la razón se ausentó, de su cabeza, y dijo a su hermano: “Marchemos para saber cuál es nuestro destino en el camino de Alah, porque nada de común debemos tener con la realeza hasta encontrar a alguien que haya sufrido una aventura semejante a la nuestra. Si no, la muerte sería preferible a nuestra vida.” Su hermano le contestó lo que era apropiado, y ambos salieron por una puerta secreta del palacio. Y no cesaron de caminar día y noche, hasta que por fin llegaron a un árbol, en medio de una solitaria pradera, junto al mar salado. En aquella pradera había un manantial de agua dulce. Bebieron de ella y se sentaron a descansar. Apenas había transcurrido una hora del día, cuando el mar empezó a agitarse. De pronto brotó de él una negra columna de humo, que llegó hasta el cielo y se dirigió después hacia la pradera. Los reyes, asustados, se subieron a la cima del árbol, que era muy alto. Se pusieron a mirar lo que tal cosa pudiera ser. Y he aquí que la columna de humo se convirtió en un efrit de elevada estatura, poderoso de hombros y robusto de pecho. Llevaba un arca sobre la cabeza. Puso el pie en el suelo, y se dirigió hacia el árbol y se sentó debajo de él. Levantó entonces la tapa del arca, sacó de ella una caja, la abrió, y apareció en seguida una encantadora joven, de espléndida hermosura, luminosa lo mismo que el sol, como dijo el poeta: ¡Antorcha en las tinieblas, ella aparece y es el día! ¡Ella aparece y con su luz se iluminan las auroras! ¡Los soles irradiar con su claridad y las lunas con las sonrisas de sus ojos! ¡Que los velos de su misterio se rasguen, e inmediatamente las criaturas se prosternan encantadas a sus pies! ¡Y ante los dulces relámpagos de su mirada, el rocío de las lágrimas de pasion humedece todos los párpados! Después que el efrit hubo contemplado a. la hermosa joven, le dijo: “¡Oh soberana de las sederías! ¡Oh tú, a quien rapté el mismo día de tu boda! Quisiera dormir un poco.”

  • ÍNDICE
    o5 HISTORIA DEL JOROBADO, CON EL SASTRE, EL CORREDOR NAZARENO, EL INTENDENTE Y EL MEDICO JUDÍO
    23 RELATO DEL CORREDOR NAZARENO
    59 RELATO DEL INTENDENTE DEL REY DE LA CHINA
    78 RELATO DEL MÉDICO JUDÍO
    100 RELATO DEL SASTRE
    103 HISIORIA DEL JOVEN COJO CON EL BARBERO DE BAGDAD
    144 HISTORIAS DEL BARBERO DE BAGDAD Y DE SUS SEIS HERMANOS
    144 HISTORIA DEL BARBERO
    150 HISTORIA DE BACBUK, PRIMER HERMANO DEL BARBERO
    162 HISTORIA DE EL-HADDAR, SEGUNDO HERMANO DEL BARBERO
    169 HISTORIA DE BACBAC, TERCER HERMANO DEL BARBERO
    178 HISTORIA DE EL-KUZ, CUARTO HERMANO DEL BARBERO
    189 HISTORIA DE EL-ASCHAR, QUINTO HERMANO DEL BARBERO
    211 HISTORIA DE SCHAKALIK, SEXTO HERMANO DEL BARBERO
    239 HISTORIA DE SCHAKALIK, SEXTO HERMANO DEL BARBERO
    253 HISTORIA DEL NEGRO KAFUR, SEGUNDO EUNUCO SUDANÉS
    266 HISTORIA DEL NEGRO BAKHITA, TERCER EUNUCO SUDANÉS
    318 HISTORIA DE SINDBAD EL MARINO
    328 LA PRIMERA HISTORIA DE LAS HISTORIAS DE SINDBAD El Marino QUE TRATA DEL PRIMER VIAJE
    352 LA SEGUNDA HISTORIA DE LAS HISTORIAS DE SINDBAD EL MARINO,
    373 LA TERCERA HISTORIA DE LAS HISTORIAS DE SINDBAD EL MARINO
    398 LA CUARTA HISTORIA DE LAS HISTORIAS DE SINDBAD EL MARINO
    424 LA QUINTA HISTORIA DE LAS HISTORIAS DE SINDBAD EL MARINO
    441 LA SEXTA HISTORIA DE LAS HISTORIAS DE SINDBAD EL MARINO
    460 LA SEPTIMA HISTORIA DE LAS HISTORIAS DE SINDBAD EL MARINO
    486 HISTORIA PRODIGIOSA DE LA CIUDAD DE BRONCE